Relatos Magar

Si eres lector o escritor, este es tu sitio: relatos, reseñas y artículos sobre literatura.

Irene Nemirovsky

Suite francesa

00000000000000013504

Con la boca pequeña solemos repetir: «Hágase tu voluntad», pero en nuestro fuero interno exclamamos: «¡Hágase mi voluntad, Señor!».

 

El adolescente no se compadece de las desgracias ajenas, no las ve, solo se ve a sí mismo.

 

La educación sirve precisamente para corregir las reacciones instintivas de los seres humanos.

 

Todos juzgamos a los demás según nuestro propio corazón.

 

El vencedor no comprende por qué lo miran mal.

 

Todo el mundo está de acuerdo en la necesidad del sacrificio siempre que lo haga el vecino.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 de marzo de 2016 por en Frases célebres, Relatos Magar y etiquetada con , , .
Follow Relatos Magar on WordPress.com

Únete a otros 226 seguidores

Aviso legal

Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual.

Estadísticas del blog

  • 68,189 hits
A %d blogueros les gusta esto: