Relatos Magar

Si eres lector o escritor, este es tu sitio: relatos, reseñas y artículos sobre literatura.

Mis 4 lecturas de marzo

la foto (5)

Marzo

Fecha de publicación: Dos en el s. XIX y dos en el s. XX.

Nacionalidades de los escritores: Un inglés, una española, un portugués y un estadounidense.

Número de páginas leídas: 1490.

Títulos e impresiones:

1. El color de la magia, de Terry Pratchett (1983), 285 páginas (papel), fantasía/humor.

3Me ha resultado curioso releer este libro, el primero de Mundodisco. Cuando lo leí por primera vez, hará unos cinco años, no sabía a lo que me enfrentaba y me costó entrar en el juego de Pratchett, lleno de momentos surrealistas, saltos espaciales y personajes inclasificables. Volver a leerlo después de casi una decena de lecturas de Mundodisco, me ha hecho ver las virtudes y defectos de El color de la magia con más claridad. Este libro puede considerarse el ensayo de todo lo que vendría después, pues Pratchett escribe sin ataduras, dejando libre su imaginación y su humor, y rompiendo los tópicos para sorprender al lector o, incluso, desubicarlo, pero sin lograr un ritmo adecuado (a veces, trepidante, a veces, aburrido) y con un desorden que dificulta el seguimiento de la historia. Sea como sea, merece ser leído porque fue el principio de una de las sagas de fantasía y humor más memorables que ha dado la literatura. Aunque todos los libros de Mundodisco se pueden leer de manera independiente, recordad que El color de la magia tiene una segunda parte, La luz fantástica, donde finaliza las aventuras de Rincewind, Dosflores y su fiero equipaje.

2. La hija del mar, de Rosalía de Castro (1859), 368 páginas (digital), romanticismo.

2La primera novela de Rosalía de Castro se inicia con un prólogo en el que reivindica la valía de las mujeres en el ámbito intelectual. Desde las primeras líneas, la escritora demuestra su talento narrativo con unas descripciones preciosistas de las costas gallegas; aunque, en ocasiones, son demasiado largas y recargadas, tienen un aire de leyenda que me cautivó. Sin embargo, me decepcionó que las dos protagonistas, bellas y puras, cayeran en los tópicos de lo que “debería ser” una mujer y no llegaran a ser las dueñas de la historia, donde los personajes masculinos acabaron tomando las riendas de la acción. Aun así, la novela presenta varias escenas transgresoras para la época que, incluso en la actualidad, incomodan. En líneas generales me gustó, pero el exceso de afectación hizo que me empachara.

3. El crimen del padre Amaro, de Eça de Queirós (1874), 575 páginas (papel), realismo.

5¡Cómo he disfrutado con la escritura de Queirós! Pese a la extensión de esta novela, la devoré; cualquier momento era bueno para leer un poco, y ese poco solía convertirse en decenas de páginas. La ambientación de la novela está tan lograda que me sumergí por completo en la sociedad provinciana de Leiria, en los círculos de unas beatas con una percepción de Dios bastante distorsionada y en las charlas de unos sacerdotes cínicos que se creen por encima del bien y del mal. La lectura me provocó tanta indignación que el final me supo a poco, aunque es coherente con todo lo narrado con anterioridad. He oído que la adaptación al cine de esta novela fue penosa, y con solo ver un trailer lo he constatado, ya que se aleja totalmente de la esencia de la historia. Así que espero que le déis una oportunidad a esta novela, aunque la película os quitara las ganas.

4. El hombre en el castillo, de Philip K. Dick (1961), 262 páginas (papel), ucronía.

3¿Qué hubiera pasado si Alemania y Japón hubiesen ganado la Segunda Guerra Mundial? Esta premisa tan atrayente es el punto de partida de esta novela, aunque, para mí, no se explota lo suficiente y queda reducida a una mera contextualización de otras historias que tampoco se desarrollan demasiado. La presencia de dos libros dentro de este libro son los elementos que aportan mayor valor a la trama. Por un lado, I Ching, un libro oracular chino que existe en la vida real, es consultado por varios personajes para tomar decisiones y, lo que es aún más curioso, el propio Philip K. Dick también lo consultó para decidir el rumbo del argumento, lo cual le sirvió para excusarse por algunas de las decisiones tomadas (ya te vale, Dick). Por otro lado, La langosta se ha posado es la novela prohibida que están leyendo varios personajes, en la que se cuenta la historia de un mundo donde Alemania y Japón perdieron la guerra. Y es ahí donde Dick da una vuelta de tuerca más, puesto que no llega a ser la historia real que todos conocemos, sino una tercera opción. Ese juego interno de la propia novela y entre ficción y realidad hacen diferente e interesante a El hombre en el castillo, aunque en lo estrictamente narrativo se haya quedado a medias de todo.

Y vosotros, ¿leísteis mucho en marzo? ¿Conocéis los libros de los que os he hablado? ¿Qué os parecen?

Aquí podéis consultar el resto de mis lecturas de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Relatos Magar on WordPress.com

Únete a otros 235 seguidores

Aviso legal

Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual.

Estadísticas del blog

  • 70,557 hits
A %d blogueros les gusta esto: