Los tres mosqueteros, libro perfecto para empezar a leer clásicos

Comparte:
Sígueme por correo
Facebook
Google+
https://relatosmagar.com/los-tres-mosqueteros/
RSS
LinkedIn

los tres mosqueterosLOS TRES MOSQUETEROS, de Alejandro Dumas (1844)

Nunca me han interesado las versiones cinematográficas de Los tres mosqueteros, aunque recuerdo con cariño D’ Artacán y los tres mosqueperros. Pero quería leer algo de Dumas. Como El Conde de Montecristo me causaba más respeto, me animé con este clásico, ¡y no me arrepiento!

Pros y contras de Los tres mosqueteros

Los tres mosqueteros es una novela de aventuras en toda regla, llena de intrigas palaciegas, por lo que no es de extrañar que inicialmente fuera publicada por folletines en un periódico. Es posible que su larga extensión pueda tirar para atrás, pero a mí se me pasó en un suspiro, ya que es muy amena y divertida.

D’Artagnan sufre de amor a primera vista, siguiendo los tópicos de las novelas de este género. Pero me llamó la atención que se hablara tan libremente (aunque con mucha elegancia) de amantes y sexo por divertimento. También que la mala malísima, Milady, tuviera tanta relevancia y no adoleciese de las debilidades que siempre se asocian a los personajes femeninos. Sin embargo, sí cumple el estereotipo más trillado: mujer bella, interesada y manipuladora de hombres.

¿Por qué Los tres mosqueteros es el libro perfecto para empezar a leer clásicos?

Pero por encima de las tramas amorosas, esta novela es un alegato a la amistad. La relación entre D’Artagnan y los mosqueteros ensalza la lealtad, tan bien representada en esa frase que ha pasado a la historia: «Uno para todos y todos para uno». Aunque creo que la forma de citarla en la historia no es así literalmente, al menos en mi traducción.

Uno de los aspectos que hace que sea tan divertida son las conversaciones entre estos cuatro personajes. Y los gags cómicos, como la forma en que D’Artagnan conoce y se hace amigo del resto.

La forma de escribir de Dumas es desenfadada pero cuidada. Por ello, las más de mil páginas de extensión no se hacen nada pesadas.

Si quieres atreverte con un clásico, Los tres mosqueteros es un buen inicio. Es fácil de leer, no dejan de suceder cosas y el humor lo impregna (casi) todo. Una gran ocasión para conocer de primera mano una de las historias más conocidas de la literatura y el cine.

Opina

*