Relatos Magar

Si eres lector o escritor, este es tu sitio: relatos, reseñas y artículos sobre literatura.

Cuentos sin plumas

CUENTOS SIN PLUMAS, de Woody Allen (recopilación española de tres libros: Cómo acabar de una vez por todas con la cultura (1971), Sin plumas (1975) y Perfiles (1980)). Quien no tenga el placer de conocer la faceta de escritor humorístico de Allen (anterior a su faceta de director/actor) no debe dejar pasar este recopilatorio. Eso si gusta de su estilo, porque esto es Allen al 100%. Como es habitual en las colecciones de cuentos, no todos están al mismo nivel, pero hay verdaderas joyitas y relatos muy surrealistas y divertidos. Dentro de la primera parte, Como acabar de una vez por todas con la cultura, destacaría: “Cómo acabar con la biografías”, “Para acabar con Ingmar Bergman” (cuento que inspiró claramente mi relato Caput) o “Para acabar con las películas de terror”. En la segunda parte, Sin plumas, están algunos de mis favoritos de todo el libro: “Muerte” y “Dios”. Por último, en Perfiles, me gustó especialmente “El experimento del profesor Kugelmass”. No me extenderé más en poner ejemplos. Hay mucha variedad y, sobre todo, mucho ingenio. En definitiva, uno de esos libros que se puede releer a trocitos mil veces. Es aconsejable un buen nivel cultural, o te perderás muchos de sus chistes, ya que cada relato está cargado de múltiples referencias cinéfilas, artísticas, musicales o históricas.

Recomendación: No puedes dejarlo pasar si eres fan del humor e imaginación de Woody Allen.

2 comentarios el “Cuentos sin plumas

  1. Luis Sánchez
    26 de julio de 2013

    Esos tres libros han estado toda la vida en casa de mis padres. Eran de mi hermano mayor y los leí dos veces cada uno. Jaja, era genial quedar como un genio del humor delante de mis amigos de 14 años, pues lógicamente ninguno conocía la obra literaria de Woody Allen (ni la cinematográfica, probablemente) y me atribuía las ocurrencias.
    El caso es que allí se quedaron. Por alguna razón mi hermano no se los llevó (supongo que porque también eran muy del gusto de mi padre) y yo, aunque a punto estuve de echarlos a la maleta el día de mi emancipación, al final no me pareció correcto, no eran míos.
    Y no sé cuantos años después, me planto ayer en Fnac con una lista de libros aprovechando los descuentos del día del socio y resulta que OCHO de los que me interesaban no estaban (esto sólo me pasa a mí). Así pues, cuando ya tenía en las manos los tres que milagrosamente encontré y me estaba yendo vi la silueta del señor Allen en la portada del libro (a mi juicio mal situado en la sección de libros de cine, porque aunque él sea cineasta esto es narrativa pura y dura) y pensé que tal vez la inusual no presencia de tantos libros que buscaba era una señal para que por fín estos relatos llegaran a mi propia estantería.
    Y ahí los tengo, deseando releerlos por tercera vez 🙂

    Me gusta

    • Relatos Magar
      26 de julio de 2013

      Una gran historia para un gran libro. Pues ponlo a buen recaudo porque, sin duda, es uno de esos libros que merece la pena conservar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Relatos Magar on WordPress.com

Únete a otros 241 seguidores

Aviso legal

Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual.

Estadísticas del blog

  • 72,102 hits
A %d blogueros les gusta esto: