Relatos Magar

Si eres lector o escritor, este es tu sitio: relatos, reseñas y artículos sobre literatura.

Personajes literarios que no me gustaría cruzarme en la vida real

La literatura nos da la posibilidad de vivir mil historias. Muchas veces nos encariñamos con los personajes, sufrimos y nos alegramos por ellos y, de algún modo, se convierten en algo real para nosotros, pues parece que los conozcamos de toda la vida. Me imagino que en más de una ocasión habréis deseado que determinado personaje existiera realmente, pero hoy vengo a hablar de todo lo contrario: esos personajes que, por suerte, no podrán escaparse de las páginas del libro. Porque puede que un personaje nos resulte muy interesante dentro de una trama, pero por nada del mundo nos gustaría cruzarnos a alguien así en la vida real. Aquí tenéis mi selección.

AVISO: He intentado no spoilear, pero hago algunas referencias a partes de la trama.

neverendingstoryBastian, de La historia interminable (Michael Ende): Este clásico de la literatura infantil es muy recomendable, pero he de reconocer que su protagonista me sacó de quicio. Durante la primera parte de la novela, mientras su papel se reduce a leer el enigmático libro que cuenta las aventuras de Fantasía, todo está bien: ¡Atreyu y Fújur son geniales! El problema viene cuando Bastian se adentra en la historia y cobra protagonismo; esa segunda parte se me hizo muy pesada porque Bastian me resultó un niño insoportable. Y es que nunca entenderé que una persona que ha sido avasallada por otros se convierta en déspota en cuanto se encuentra en situación de ventaja. ¡Qué pronto se le subió el poder a la cabeza!

hqdefaultJavert, de Los miserables (Víctor Hugo): En serio, Javert, ¿qué más tenía que hacer Jean Valljean para que te creyeras que un presidiario se puede convertir en hombre de bien? ¡Déjalo en paz, hombre! Javert no es malo, ni mucho menos, sino que su concepto de justicia es tan estricto e inamovible que se convierte en todo lo contrario de lo que pretende ser. Y es que la justicia no es simplemente cumplir las leyes, por eso, en la vida real sobra gente con las miras tan cortas.  Para la imagen, he escogido la interpretación de John Malkovich en la miniserie del año 2000, porque le dio un toque bastante insoportable al personaje.

ignatiusIgnatius J. Reilly, de La conjura de los necios (John Kennedy Toole): Posiblemente este sea uno de los antihéroes más inolvidables de la literatura contemporánea, tan odioso como entrañable. Pero ¿qué queréis que os diga?, leyendo sus historias me puedo reír, pero en la vida real no me haría ni pizca de gracia tenerlo cerca. Un egoísta con aires de superioridad que tiene sometida a su madre y que, escudado en su peculiar visión del mundo, no da un palo al agua. Podía haberlo definido de muchas maneras, pero es que a sus múltiples defectos se une su extravagante apariencia, por eso lo he resumido en El Rarito.

CLEMENT-1960-Plein-soleil-A-pleno-sol-2-MasciiRipley, de El talento Mister Ripley (Patricia Highsmith): Atractivo e inteligencia es una combinación explosiva, sobre todo si uno lo aprovecha para estafar y asesinar gente. Este peculiar personaje, capaz de transformarse en cualquiera de sus víctimas, me resultó muy frío e inquietante, mucho más que otros psicópatas literarios, en los que se puede percibir, en algún momento, ciertas vislumbres de humanidad. En definitiva, un personaje muy peligroso que es mejor no cruzarse en la vida real. En esta ocasión me he decantado por Alain Delon para ilustrar el texto, que me parece mucho más sugerente que Matt Damon (pese a no ver visto ninguna de las dos versiones cinematográficas).

Esta ha sido mi breve selección. Fuera han quedado Rodión Raskólnikov, de Crimen y castigo, como El Cansino; Jeoffrey Baratheon, de Canción de hielo y fuego, como El Malcriado; o Abigail, de El crisol, como La Arpía. Esta última está basada en una persona real y, por desgracia, el resto de los personajes, aunque ficticios, no dejan de ser reflejo de personas que conocemos o podemos llegar a conocer. Pero hablando estrictamente de libros, ¿cuál sería vuestra particular selección de personajes?

8 comentarios el “Personajes literarios que no me gustaría cruzarme en la vida real

  1. Bea Mendes D.G.
    21 de mayo de 2014

    Ahora mismo se me ocurre Hatsumomo, de “Memorias de una geisha” (una de mis villanas favoritas), y Kevin, de “Tenemos que hablar de Kevin”. No me gustaría cruzarme con ninguno de los dos, pero como personajes, y en sus respectivos papeles, son de lo mejor.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      21 de mayo de 2014

      Tengo pendiente “Tenemos que hablar de Kevin”, aunque vi la película y coincido contigo en que no quisiera tener a alguien así cerca. Me has dado ganas de leer “Memorias de una geisha”, una buena villana siempre se disfruta… en la ficción, claro,
      ¡Saludos!

      Me gusta

  2. Luis Sánchez
    22 de mayo de 2014

    Hablando de ‘La conjura de los necios’, además de Ignatius (que también encuentro insoportable a ratos), también se me hizo muy pesado (difícil de leer, más bien) uno de los secundarios, pero no tanto por el personaje en sí (que no recuerdo cómo se llamaba), sino por el latiguillo de repetir varias veces en cada frase el ‘jua’ que llegó a hacer que me saltara algunas líneas. ‘El agonías’, lo llamaría.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      22 de mayo de 2014

      No siempre un personaje es molesto por su personalidad, su forma de expresarse hace mucho. Por el ejemplo que pones, me he acordado de Leonardo Di Caprio en “Diamante de sangre”: cada frase la acababa con la misma muletilla y me ponía de los nervios.

      Me gusta

  3. rachael calabrian
    22 de mayo de 2014

    Me ha encantado el artículo (se me ha hecho corto, pero, claro, los comentarios aportan más candidatos…) A mi se me ocurren muchos personajes extraordinarios que me han fascinado y a los que no me atrevería a sacar de sus respectivas obras. Uno de ellos, por ejemplo, es el monstruo de Frankestein. Es un personaje estupendo, su forma de razonar, de ver y sentir un mundo que no lo acepta y, sin embargo, tan profundamente humano… ¿quién podría odiarlo y quién, sin embargo, le invitaría a formar parte de su mundo…? Qué idea tan maravillosa la de sacar a los personajes de su entorno literario, es estupendo… Gracias. Un saludo.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      25 de mayo de 2014

      Gracias por tu comentario, Rachael. La verdad es que se me han ocurrido unos cuantos personajes más, así es posible que haga nuevas entregas. Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo.

      Me gusta

  4. Cris Mandarica
    18 de mayo de 2015

    Con Ripley e Ignatius estoy de acuerdo. En lo de Bastian me he sorprendido. Cierto es que yo no he leído el libro, pero en la película tengo un buen recuerdo del niño. Biquiños!

    Me gusta

    • Relatos Magar
      21 de mayo de 2015

      Tengo más reciente el recuerdo de la novela que de la película, así que no sé si lo mostraba de igual manera. Te recomiendo el libro, sobre todo la parte de Atreyu.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Relatos Magar on WordPress.com

Únete a otros 226 seguidores

Aviso legal

Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual.

Estadísticas del blog

  • 68,179 hits
A %d blogueros les gusta esto: