Relatos Magar

Si eres lector o escritor, este es tu sitio: relatos, reseñas y artículos sobre literatura.

Placeres culpables

Placer culpable: Dícese de todo aquello de lo que uno disfruta en secreto, ya que se avergüenza de reconocerlo en público por considerarlo un gusto ridículo y/o impropio.

¿Tenéis la colección entera Ana y los siete escondida tras la edición de coleccionista de Lost? ¿Pensáis que la versión china de Hércules es mucho más entretenida que la versión disney? ¿Os encanta escuchar la discografía de Georgie Dann cuando vais solos en el coche, pero siempre ponéis Metallica cuando suben vuestros amigos? ¿Os jactáis de haber leído Ulises de Joyce tres veces, pero escondéis la biografía de Belén Esteban en la mesita de noche? Puede que lo vuestro sea un caso grave de placeres culpables.

Hoy vengo a confesar mis placeres culpables, pero solo los literarios. Seguro que los míos son menos vergonzosos… ¿o quizá no? Juzgad vosotros mismos.

Es de sobra conocida mi adicción a leer. Si hacéis un repaso a mis lecturas de los últimos años (2012, 2013), podréis comprobar que tengo cierta tendencia a los clásicos y a los libros que me aporten algo, sobre todo en cuanto a reflexiones interesantes sobre la naturaleza humana y la sociedad. Pese a todo, mi cerebro a veces necesita su dosis de bestseller, de contenido intrascendente y adictivo o, directamente, de dudosa calidad. Es entonces cuando mi pequeño y refinado criterio lector (yo me lo imagino con monóculo, sombrero de copa y acento británico) refunfuña dentro de mí: «¡¿Qué haces leyendo esto? Con todas las grandes obras de la Literatura universal que te quedan por leer, ¿por qué pierdes el tiempo, my lady? ¡Me has decepcionado!». Pero, pese a ello, prosigo la lectura… disfrutándola… y culpabilizándome.

Este es el pódium de mis placeres culpables:

El-Codigo-Da-VinciEl código Da Vinci, de Dan Brown: Lo siento, era joven, no tenía conocimiento… Pero lo cierto es que me lo leí en un suspiro y durante un tiempo lo catalogué como uno de mis libros preferidos. Después leí Ángeles y demonios y, entonces, abrí los ojos. ¿Había leído dos veces el mismo libro? No, creo que no, porque el final de este era mucho más bochornoso… Ahí acabó mi fugaz idilio con Dan Brown. Después conocí esa web que genera automáticamente novelas del autor, y lo entendí todo…

david_safieroriginal-200x300David Safier: Otro escritor de bestseller, con historias divertidas y de consumo rápido. He leído dos de sus novelas, y pienso repetir, ¿qué pasa? Aunque Maldito karma tiene un final edulcorado y decepcionante, con Jesús me quiere me lo pasé genial.

portada-milenio-3-libroMilenio 3, de Iker Jiménez y Carmen Porter: En este libro se recogen las historias más escalofriantes del programa Milenio 3, de Cadena Ser. Apariciones, psicofonías, fenómenos inexplicables… ¿Tienen algún fundamento? No lo sé, ¿acaso me importa? Se me ponen los pelos como escarpias con muchas de esas historias y eso me encanta. Y digo más, sería uno de esos libros que releería. Y es que no solo tengo un libro de Iker Jiménez, ¡tengo dos! Su primera novela, Camposanto, también la disfruté muchísimo, y gracias a ella me entraron unas ganas enormes de conocer más al enigmático pintor El Bosco y a toda su obra.

Bueno, ya está, ya he confesado esos placeres culpables literarios que me sonroja reconocer en público. Anda, animaos a compartir los vuestros, la carga de la vergüenza será más ligera si la soportamos entre todos.

13 comentarios el “Placeres culpables

  1. santino3712
    14 de febrero de 2014

    Durante mi adolescencia he leído nueve novelas de las Crónicas Vampíricas de Anne Rice, además de tres novelas sobre brujas y una sobre una momia. No sé si es un placer vampiro, pero con el tiempo he pasado a verlo como literatura de más baja calidad. Hoy en día ya no me atrae, aunque sigo con el gusanillo de acabar las crónicas. Al fin y al cabo me queda muy poco.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      16 de febrero de 2014

      Los gustos cambian con los años, es inevitable; pero lo que un día nos gustó, aunque ya no lo veamos con los mismos ojos, siempre mantiene esa peculiar atracción. Nunca está de más saldar viejas cuentas, a lo mejor te vuelves a aficionar a la señora Rice.
      ¡Saludos!

      Me gusta

  2. Toni (Autotomía)
    16 de febrero de 2014

    Yo tengo algún libro de asesinos en serie, de películas de serie B, de fenómenos paranormales, bastantes cómics de superhéroes,… Pero pienso que toda lectura es buena si se trata de leer. Hay mucha gente, sin embargo, que lee según qué libros-producto y luego no tiene el menor interés en otros libros. Se asoman al que le machacan día y noche, al que ha escrito la famosa de turno sobre su vida, y luego se olvidan del resto de la literatura de verdad. Una pena.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      16 de febrero de 2014

      Totalmente de acuerdo contigo. Intentan convertir la literatura en un producto y, a veces, me da la sensación que cuenta más una buena campaña de marketing que una buena historia. Pero bueno, no pierdo la esperanza a que, pese a todo, la calidad acabe encontrando su hueco.
      ¡Saludos!

      Me gusta

  3. Luis Sánchez
    25 de febrero de 2014

    No creo que nada deba tenerse por inconfesable si te ha hecho disfrutar, pero yendo a aquello con lo que se suele relacionar el término, diré que yo también he disfrutado a David Saffier (y, como bien dices, con ‘Jesús me quiere’ me partí de risa), la trilogía del cementerio de los libros olvidados de Carlos Ruiz Zafón me parece de gran calidad literaria a pesar de la etiqueta de best-seller (que lo es), y como de pequeño me gustaba mayormente estar callejeando con una bolsa de canicas y peonzas, no fue hasta la universidad que leí a Julio Verne y los relatos y novelas de Conan-Doyle protagonizadas por uno de mis personajes de ficción predilectos, Sherlok Holmes. Curiosamente, ahora que lo pienso, las obras de Doyle y Verne están en la leja más visible de mi salón, mientras que para ver obras de Auster o Houellebecq hay que abrir un armario.
    Ah, y también en la universidad unos amigos (muy cabrones) me regalaron por mi cumpleaños ‘Los locos de villasimplona’ (de Barco de vapor, jeje) y no os podéis imaginar lo que me pude reír.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      25 de febrero de 2014

      Espero que también tengas visible en el salón “Los locos de villasimplona”. Si te visitara, no me resistiría a echarle un vistazo je, je.

      ¡Gracias por comentar!

      Me gusta

  4. rase1vez
    3 de marzo de 2014

    Jajaja, ¡me encanta este mea culpa que propones!
    Así, a bote pronto, comparto contigo el idilio con Safier (¡yo llevo tres!). También me leí tres o cuatro de la serie de ‘Los crímenes de Fjällbacka’. Seguro que hay algún que otro desliz más, aunque ahora no lo recuerdo…
    Creo que tienes razón, y de vez en cuando hay que despejarse con cositas más livianas.
    ¡Saludos!

    Me gusta

    • Relatos Magar
      3 de marzo de 2014

      ¡Me alegra que te haya gustado! Nunca había oído hablar de ‘Los crímenes de Fjällbacka’, aunque si los catalogas dentro de tus placeres culpables, no sé si preguntar de qué van je, je.

      Saludos… ¡y gracias por comentar!

      Me gusta

  5. herreiere
    10 de marzo de 2015

    Pues yo entre los títulos “vergonzosos” de mi colección tengo:
    La saga completa de canción de fuego y hielo; (Mas vergonzoso aún por que critiqué a Martin por abandonar la CF para escribir cuentos de princesas)
    Tratamiento de agua para tontos y Worpress para tontos.
    La trilogía de cinco libros.
    El libro Vaquero. (Yo los colecciono)
    Manual del insulto profesional.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      11 de marzo de 2015

      ¿Recomiendas a Martin en CF? Yo solo lo conozco por sus reyes. Creo que a mí no me vendría mal un WordPress para tontos.

      Gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

      • herreiere
        11 de marzo de 2015

        Intenta Wild Cards, que s la convinación de la experiencia de Martin en guiones de tv y sus conocimientos de CF

        Le gusta a 1 persona

  6. David Sánchez
    11 de marzo de 2015

    A mi, en su día, tampoco me desagrado El código Da Vinci. Ahora lo pienso detenidamente y es peliculero hasta decir basta. De los libros que se supone que no me arrimaría a ellos ni por asomo y que luego finalmente me gustaron bastante, están títulos como: Los buscadores de conchas, Sushi para principiantes o Amanecer en el desierto.

    Me gusta

    • Relatos Magar
      11 de marzo de 2015

      También me gustó “Los buscadores de conchas”. Los otros dos, no he tenido el placer (culpable o no) de leerlos.
      ¡Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Relatos Magar on WordPress.com

Únete a otros 226 seguidores

Aviso legal

Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual.

Estadísticas del blog

  • 68,189 hits
A %d blogueros les gusta esto: