Uso de los verbos: 9 errores que cometes sin darte cuenta

Usamos verbos continuamente, pero ¿los usamos bien? A diario te cruzas con gente que hace un mal uso de los verbos: en los medios de comunicación, en las charlas informales y hasta en textos oficiales. Por eso es normal que los hayas interiorizado como usos correctos. Y, claro, los repites cuando hablas y cuando escribes. Tú, que te preocupas por escribir bien, acabas cometiendo errores sin darte cuenta. Pero eso se acabó. En este artículo voy a hablar de los errores que se suelen cometer al usar los verbos y te doy trucos para evitarlos.

uso de los verbos

ABUSO DE LA VOZ PASIVA

Es habitual que los escritores noveles abusen de la voz pasiva, quizá porque han leído malas traducciones de novelas escritas en inglés. Si tú eres de los que abusa de la voz pasiva, voy a darte tres razones para desterrarla de tus textos:

– Te obliga a repetir el verbo ser todo el rato.
– Provoca rimas internas entre los participios.
– Hace que tu prosa suene artificial.

Ya sabes que las repeticiones y rimas internas son los errores de estilo que más cometemos, pero debes eliminarlas cuando revises lo que has escrito.

La voz pasiva da el protagonismo al objeto que recibe la acción y despersonaliza al sujeto que la lleva a cabo. Por lo tanto, solo tiene sentido que la uses cuando pretendas conseguir ese efecto.

Elías fue insultado por voces anónimas, que se escondían por los rincones de la casa.

En el resto de los casos, elige la voz activa.

Pau fue sorprendido por Lucía.
Lucía sorprendió a Pau . √

CONFUNDIR EL USO PRONOMINAL Y NO PRONOMINAL DE UN VERBO

Los verbos pronominales son los que necesitan un pronombre reflexivo átono (me, te, se, nos, os, se) para conjugarse. Pero cuidado con los verbos que pueden usarse en forma pronominal y en forma no pronominal, porque a cada forma se le asocia un significado. Así que, si te confundes de uso, cambias por completo el sentido de la oración.

Por ejemplo, cortar significa «dividir algo o separar sus partes con algún instrumento cortante». La acción de cortar, en este sentido, suele requerir un agente externo.

Corta la madera en tres trozos.

Sin embargo, cortarse significa «herirse o hacerse un corte», «turbarse, faltar palabras por causa de la turbación» y «separarse los ingredientes que debían quedar trabados».

Al final, me corté y no fui a la cita.

Tampoco es lo mismo acordar que acordarse, ni preocupar que preocuparse. Y como estos ejemplos, muchos otros.

MAL USO DEL IMPERATIVO

El imperativo es un modo gramatical que se merece su propio apartado de malos usos.

Sustituir el imperativo por el infinitivo

Emplear el infinitivo para dar órdenes o rogar, en lugar del correspondiente modo imperativo, es un error que cualquiera de nosotros oímos a diario.

Venir aquí. ⊗
Venid aquí. √

Tomaros una cerveza a mi salud. ⊗
Tomaos una cerveza a mi salud. √

Mal uso de la forma impersonal del imperativo

Cuando usas la forma impersonal del imperativo, es obligatorio que pospongas el pronombre se. Para que no se te olvide nunca esta norma, recuerda una frase que ha marcado la historia de España en la que se comete esta incorrección gramatical:

Se sienten, coño. ⊗
Siéntense, coño. √

Solo es posible anteponer se si se liga a un verbo principal.

Les he dicho que se sienten, coño.

Pero que esta regla no te líe. Porque si pospones el se, pero se te cuela el infinitivo, también es incorrecto. Otra frase archiconocida hará que no lo olvides:

Si me queréis, irse. ⊗
Si me queréis, idos. √

Imperativo acabado en -s

Otro error en el uso del imperativo es añadir una a -s final cuando se conjuga en segunda persona.

Ves tú a por el niño. 
Ve tú a por el niño. √

MAL USO DEL INFINITIVO

Acabo de decir que no se puede usar el infinitivo para dar órdenes. Pero, como toda regla, tiene su excepción. Hay casos en los sí está permitido.

Cuando al infinitivo le precede la preposición a:

¡A comer!

En órdenes impersonales o generalizadas:

No tocar el cristal.

¡Ojo! He dicho en órdenes impersonales o generalizadas. Cuando se dirigen a alguien en concreto, el infinitivo ya no es correcto:

Niños, no tocar al perro, por favor. ⊗
Niños, no toquéis al perro, por favor. √

También es incorrecto usar el infinitivo de generalización por omisión de un verbo de intención o un verbo en forma personal, un error que se comete mucho en los discursos:

Antes de comenzar, dar las gracias a los asistentes.
Antes de comenzar, quiero dar las gracias a los asistentes. √

MAL USO DE LOS VERBOS EN GERUNDIO

Si hablamos del mal uso de los verbos en la literatura, no puede faltar una sección dedicada al gerundio. Es posible que hayas oído que abusar del gerundio denota pobreza de recursos. Bueno, bien usados no tiene por qué. Pero si abusas de los gerundios, restarás fluidez al discurso y, en más de una ocasión, puedes provocar ambigüedades. Pero eso no quiere decir que les tengas que coger manía, sino que has de saber cuándo procede usarlos y cuándo no.

Usos correctos del gerundio

Para que el uso del gerundio sea correcto, debe cumplir tres condiciones:

– Tener una función adverbial o verbal.

Lo mató tras asestarle una puñalada en el corazón. ⊗
Lo mató asestándole una puñalada en el corazón.√

– Expresar una acción simultánea o anterior a la del verbo principal, o tan inmediata que se percibe como simultánea.

Limpió la casa frotando con vinagre.
Alzando la cabeza, susurró sus últimas palabras.
Salió dando un portazo.

– El sujeto del gerundio ha de ser el mismo que el del verbo principal o tener un sujeto propio. Con verbos de percepción física (ver, oír, mirar, escuchar, oler), de comprensión (percibir, notar, contemplar, recordar, imaginar) o de representación (pintar, fotografiar), el sujeto puede ser el complemento directo del verbo principal.

No me puedo imaginar a mi marido haciendo eso.
Vi a mi madre esperando un taxi para ir al hospital.

¿Notas algo raro en el segundo ejemplo? ¿Quién esperaba un taxi: mi madre o yo? Para evitar la ambigüedad, si soy yo el sujeto, basta con cambiar el orden de los elementos:

Esperando un taxi para ir al hospital, vi a mi madre.

Usos incorrectos del gerundio

Los usos incorrectos del gerundio están muy extendidos, por eso has de saber identificarlos para no caer en ellos:

Gerundio de posterioridad

Si la oración indica una sucesión temporal, es incorrecto usar el gerundio, pues este indica una acción simultánea o anterior.

Corrió hacia casa, comiendo nada más llegar. ⊗
Corrió hacia casa y comió nada más llegar. √

Gerundio de cualidad

El gerundio actúa siempre como complemento circunstancial, es decir, es un modificador del verbo (explícito o elidido).

Unos iban recogiendo los vasos y otros limpiando las mesas.

Por lo tanto, si se usa un gerundio como un adjetivo especificativo o como una oración subordinada adjetiva, se considera galicismo y, por tanto, es incorrecto.

Las maletas conteniendo armas fueron requisadas. ⊗
Las maletas que contenían armas fueron requisadas. √

El discurso criticando la ley exaltó a los presentes. ⊗
El discurso que criticó la ley exaltó a los presentes. √

Gerundio con valor partitivo

En las construcciones partitivas, el uso del gerundio modifica el total. Usarlo para modificar la parte es incorrecto.

Acudieron cien personas, siendo diez de ellas mujeres. ⊗
Acudieron cien personas y diez de ellas eran mujeres. √
Acudieron cien personas; diez de ellas, mujeres. √

Gerundio semilexicalizado

Muchos gerundios se han lexicalizado y se admite su uso asimilado a otras categorías de palabras (ardiendo, hirviendo). Sin embargo, los semilexicalizados (colgando, incluyendo, excluyendo, exceptuando, pasando por, dependiendo de, tirando a) conservan algunas de sus características verbales, por lo que se desaconseja su uso.

Quiero todas las cajas, incluyendo las rotas. ⊗
Quiero todas las cajas, incluidas las rotas. √

Dependiendo de su estado de ánimo, lloraba o reía sin parar. ⊗
Según su estado de ánimo, lloraba o reía sin parar. √

Dos gerundios seguidos

Aunque algunas fuentes lo consideran correcto, la opinión mayoritaria es que el uso de dos gerundios seguidos resulta poco estético. Evítalos siempre que tengas una alternativa.

Estando trabajando en el caso del asesinato, le informaron de dos muertes más. ⊗
Aún estaba trabajando en el caso del asesinato cuando le informaron de dos muertes más. √

ABUSO DE LOS VERBOS EN SUBJUNTIVO

El modo imperativo se utiliza para dar órdenes o rogar. El modo indicativo se emplea para hablar de hechos reales o que se tienen por ciertos. Y el modo subjuntivo expresa acciones futuras condicionadas, deseos, posibilidades, emociones u opiniones. Sin embargo, el subjuntivo a veces usurpa las competencias del indicativo cuando los verbos se conjugan en pasado.

El que fuera vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, lanzó un serio aviso con su documental.
El que fue vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, lanzó un serio aviso con su documental.

Seguro que has visto este uso del subjuntivo en medios periodísticos y en la literatura, especialmente en libros del siglo XVIII y XIX. No es un uso incorrecto, al contrario, la Gramática académica lo considera culto, pero no abuses de él. Cada modo tiene sus funciones, por eso debes preguntarte cuál es el más adecuado para transmitir la intención de la frase.

COLOCAR EL PRONOMBRE EN EL VERBO EQUIVOCADO

Otro mal uso de los verbos que la gente tiene interiorizado por culpa de la música y la televisión es el de colocar el pronombre en el primer verbo de una perífrasis. ¿Acaso no has visto anunciar el programa de Telecinco Volverte a ver? ¿No has tarareado alguna vez la canción de Juanes «Volverte a ver es todo lo que quiero hacer / Volverte a ver para poderme reponer…»?. Es normal que, de tanto oírlo, se dé por bueno. Por eso, este error sintáctico cada vez en más frecuente en los textos literarios.

Para que nunca cometas este error, te voy a dar un truco: cuando dudes dónde colocar el pronombre, pregúntate a qué verbo hace referencia. ¿Quieres volverme o quieres verme? Lo segundo, ¿no? Pues, entonces, lo correcto es:

Volver a verte.

Sin poderlo evitar. ⊗
Sin poder evitarlo. √

GALICISMOS

En el apartado de los gerundios ya he explicado un uso que es un calco del francés, pero hay otros galicismos que se cuelan en el uso de los verbos. Expresiones como temas a tratar o problemas a resolver abarrotan los documentos oficiales, pero son incorrectas. El uso correcto es:

Temas por tratar.

Problemas por resolver. 

Si quieres descubrir qué galicismos usas en tu vida diaria sin darte cuenta, haz el test de ¿Te han poseído los galicismos?

VERBOS BARRO

¿Verbos barro? ¿Qué es eso? Tranquilo, es normal que nunca hayas oído hablar de ellos, porque yo me inventé ese nombre. Denomino así a los verbos que enfangan las frases y entorpecen el ritmo del escrito: circunloquios, verbos obvios, verbos que delatan tu inseguridad… Como la lista es larga, les dediqué un artículo entero para que saques brillo a tu prosa eliminándolos.

¿Cuántos de estos errores cometes al usar los verbos?

 


Suscríbete

Comparte:
Correo
Facebook
Twitter
Google+
https://relatosmagar.com/uso-de-los-verbos/
RSS
LinkedIn

Comentarios

  1. Mahandeep Kaur dice:

    Muy interesante. Muchas gracias por darnos esta información.

Opina

Responsable: Esther Mateos. Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de relatosmagar.com) fuera de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, entre otros derechos. Información adicionalAviso legal y política de privacidad

*