¿Se pone coma…? Explicaciones y trucos para resolver todas tus dudas

Hablemos en serio: ¿qué pasa con las comas?, ¿qué han hecho a la humanidad para que las maltraten así? La gente pasa olímpicamente de ellas o, lo que es peor, las ponen al tuntún, como si tuvieran un cupo de comas por página y las dejaran caer a lo loco entre las palabras, solo por cumplir.

«¿Qué más da dónde se pone la coma? Si se entiende igual», se excusan algunos. Pero no, no se entiende igual. En matemáticas, el orden de los factores no altera el producto, pero en gramática sí.

La importancia de dónde se pone la coma

Las comas están ahí para facilitarnos la lectura: ordenan las ideas, evitan ambigüedades y señalan ausencias. Colocarlas mal cambia por completo el significado de la frase, así que hay que tener cuidado con ellas. El ejemplo más manido pero eficaz para entenderlo es una frase de Julio Cortázar:

Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda.

Para comprender esta frase es indispensable colocar una coma, pero ¿dónde? Piénsalo.

Tic, tac.

Tic, tac.

¿Ya lo has decidido?

Si habías visto esta frase antes, sabrás que no hay una respuesta correcta: la posición de la coma dependerá del mensaje que desees transmitir.

¿Que quieres expresar la supremacía masculina?, pues escribe la frase así:

Si el hombre supiera realmente el valor que tiene, la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda.

Por el contrario, si quieres ensalzar a las mujeres, la frase se puntúa de este modo:

Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer, andaría en cuatro patas en su búsqueda.

No me negarás que este ejemplo deja fuera de toda discusión que el lugar donde se pone la coma importa. De ahí que debas aprender las reglas básicas del uso de la coma si quieres escribir bien. ¿O vas a arriesgarte a que los lectores malinterpreten tus textos?

Reglas del uso de la coma

Antes de meternos en faena, es importante dejar claro que la pausa en la entonación de una frase no implica que tengas que escribir una coma. Así que si ese era tu criterio para saber dónde ponerla, olvídalo ya. La colocación de las comas es una cuestión más compleja. Hay que analizar cada frase para decidir si es necesario poner coma y dónde. Dicho así, puede parecer difícil; pero basta con interiorizar las reglas básicas del uso de la coma para que hagamos ese análisis de manera automática. Te voy a dar unos cuantos trucos para conseguirlo, a ver si consigo ser más amena y clara que la RAE.

Usar la coma criminal está prohibido

Si existieran los diez mandamientos del uso de la coma, el primero sería no usar nunca nunca nunca la coma criminal. ¿Qué es la coma criminal? Pues esa que separa el sujeto del verbo. Como muestra, este titular que se hizo viral.

la coma criminal

Las comas criminales a veces tienen gracia, pero no sucumbas a ellas.

Hay dos excepciones a esta regla: cuando las oraciones incluyen incisos o cuando el sujeto es una enumeración en la que aparece un etcétera. Lo explicaré mejor en los apartados pertinentes. Mientras, un último apunte sobre la coma criminal: también se denomina así a la coma que separa el verbo de sus complementos.

Tamara aprobó, tres exámenes. ×

Tamara aprobó tres exámenes. 

Cuando el complemento se antepone a la acción, también se prescinde de la coma.

Tres exámenes aprobó Tamara.

Se ponen comas en las enumeraciones

Prácticamente todo el mundo sabe que hay que poner coma para separar los elementos de una enumeración, salvo en el último si va precedido por una conjunción (y, e, o, u).

Para hacer una tortilla, necesitamos comprar aceite, huevos, patatas y sal.

Si la enumeración es incompleta, es decir, no menciona todos los elementos, no se escribe conjunción, pero sí se pone coma.

Todos asistieron a su velatorio: familiares, amigos, vecinos, antiguos compañeros de trabajo, exparejas.

Cerrar con un punto es válido, pero lo habitual es añadir un etcétera o unos puntos suspensivos al final para dejar aún más claro que quedan otros elementos por mencionar. Aprovecho la ocasión para recalcar que nunca se debe escribir un etcétera seguido de puntos suspensivos, ya que cumplen la misma función, por tanto, usarlos a la vez es redundante.

Si te decantas por un etcétera, recuerda que también has de separarlo con una coma del resto del enunciado, aunque separes el sujeto del verbo (es la excepción que te anunciaba antes).

Todos asistieron a su velatorio: familiares, amigos, vecinos, antiguos compañeros de trabajo, exparejas, etcétera.

Familiares, amigos, vecinos, antiguos compañeros de trabajo, exparejas, etcétera, asistieron a su velatorio.

Es un error frecuente creer que nunca se pone coma antes de las conjunciones, pero existen varios casos en los que sí es obligatoria. Sin ir más lejos, en el caso de las enumeraciones, se pone coma delante de la conjunción cuando el último elemento expresa un contenido diferente a lo anterior.

Asistieron a las clases de Lengua, Matemáticas y Dibujo, y Sociales se la saltaron.

No es lo mismo asistir a una clase que saltársela, ¿a que no? Pues la coma está ahí para remarcarlo.

Del mismo modo, cuando una conjunción introduce un sujeto o contenido distintos al de la secuencia anterior, se antepone una coma a la conjunción.

Mis amigos se van de vacaciones mañana, y yo me quedo en Madrid haciendo la mudanza. 

También se pone coma delante de la conjunción cuando esta introduce una conclusión o consecuencia.

Vivian compró decenas de vestidos, zapatos y sombreros, y se quedó en números rojos.

Igualmente, se pone coma delante cuando la conjunción  tiene valor adversativo.

Se pone coma en conjunciones

Le he dicho mil veces que no se junte con esos chicos, y no me hace caso.

Le he dicho mil veces que no se junte con esos chicos, pero no me hace caso. 

Es necesario poner coma delante de una conjunción que encabeza una secuencia que enlaza con todo lo dicho anteriormente, porque si no, solo enlazará con el último elemento. Veamos un ejemplo:

A las niñas les enseñó solfeo y a los niños les dio clases de danza, y los llevó de gira. 

Gracias a esa coma, niñas y niños van de gira. Si no hubiese coma, solo los niños irían, mira:

A las niñas les enseñó solfeo y a los niños les dio clases de danza y los llevó de gira. ×

Por último, la coma delante de una conjunción es indispensable para evitar ambigüedades. Porque no es lo mismo decir:

Juego al tenis y al pádel en verano. 

Que:

Juego al tenis, y al pádel en verano.

Coma delante de otras conjunciones

Se escribe coma delante de cada una de las oraciones o elementos coordinados que van encabezados por adverbios o conjunciones que plantean opciones compatibles (distributivas):

Ya sea por el trabajo, ya sea por la familia, siempre encuentra una excusa para no venir.

Dos o más alternativas entre las que hay que elegir (disyuntivas):

O bien entras, o bien sales, pero no te cruces todo el rato.

 O introducen lo que queda excluido de una generalización (exceptivas):

Abrimos los sábados, salvo en agosto.

Uno de los errores más extendidos es no poner coma delante de las oraciones adversativas introducidas por conjunciones como «pero», «aunque», etcétera. Sin embargo, la coma en esas oraciones es obligatoria.

Nos veíamos todos los días pero no conseguía que confiara en mí. ×

Nos veíamos todos los días, pero no conseguía que confiara en mí. 

En cambio, si opone adverbios o adjetivos, no es necesario poner coma.

Era feo pero simpático.

Otro error muy frecuente es poner coma detrás del «pero» cuando precede a una oración interrogativa o exclamativa. Por más veces que lo hayas visto escrito así, no lo hagas tú también, por favor.

Pero, ¿qué opciones tenemos? ×

Pero ¿qué opciones tenemos? 

Tampoco se pone coma entre conjunciones consecutivas (tan…que, tanto…que, ni… ni).

Es tan alto, que no cabe por la puerta. ×

Es tan alto que no cabe por la puerta. 

Ni siente, ni padece. ×

Ni siente ni padece. 

Comas en incisos

Se pone coma para delimitar aquellas secuencias de la oración que tengan carácter accesorio (explicaciones, aclaraciones…).

Se pone coma en incisos

Las natillas de mi abuela, ¡qué recuerdos!, son las mejores del mundo.

Las natillas de mi abuela son las mejores del mundo.

Que un inciso no sea necesario para la comprensión de la frase no implica que debas eliminarlo, pero es obligatorio que lo delimites entre comas.

También puedes sustituir las comas por rayas o paréntesis para señalizar los incisos. ¿Cómo saber qué signo es el más adecuado en cada momento? Pregúntate cuánto quieres aislar ese inciso del resto de la frase. Las comas son el nivel más bajo de aislamiento, las rayas son el nivel intermedio y los paréntesis, el nivel máximo.

Si en la oración ya hay otras comas, es conveniente recurrir a cualquiera de los otros dos signos para facilitar la comprensión. Lo que no debes hacer nunca es colocar la coma antes de un paréntesis o un inciso entre rayas. Cumplen la misma función delimitadora, por lo tanto, solo hay que usar uno de ellos (igual que en el caso antes comentado del etcétera y los puntos suspensivos).

Pablo avisó tarde, —ya sabes que es muy despistado— y el acto empezó sin él. ×

Pablo avisó tarde, —ya sabes que es muy despistado—, y el acto empezó sin él. ×

Sin embargo, es posible que sí sea necesaria una coma después de la raya o paréntesis de cierre.

Se pone coma en incisos 2Pablo avisó tarde, y el acto empezó sin él.

Pablo avisó tarde —ya sabes que es muy despistado—, y el acto empezó sin él.

Diferencia entre oraciones explicativas y oraciones especificativas

A veces no es tan fácil saber si una secuencia es un inciso o parte del sujeto. En esos momentos, el correcto uso de las comas marca la diferencia y ahorra muchos malentendidos a los lectores.

Como hemos visto antes, los incisos explicativos puntualizan o añaden información. Como interrumpen la idea principal, se delimitan por comas; pero si esta información se suprimiera, el significado de la oración no variaría. En cambio, en las oraciones especificativas, dicha información es indispensable para la correcta comprensión de la frase, ya que concreta de qué sujeto estamos hablando. En ese caso, no debe delimitarse entre comas porque forma parte del sujeto.

Estas frases son ejemplos de oraciones explicativas.

Los hombres, vestidos con camisa blanca, desfilaron al compás de los tambores.

Mi hermana, Jimena, es enfermera.

En el primer caso, esas comas nos informan de que todos los hombres del desfile vestían del mismo modo; y en el segundo, que mi única hermana se llama Jimena y se dedica a la enfermería.

Se pone coma en incisos 3Pero si prescindimos de las comas, ambas se transforman en oraciones especificativas.

Los hombres vestidos con camisa blanca desfilaron al compás de los tambores.

Mi hermana Jimena es enfermera.

En el primer caso, la oración deja claro que en el desfile solo desfilaron los hombres que iban con camisa blanca. La segunda oración refleja que tengo varias hermanas y que es Jimena la que se dedica a la enfermería.

Solo se puede prescindir de la coma cuando el antecedente de una oración explicativa es un pronombre personal.

Yo que tanto he hecho por ti ya me he hartado.

En resumen, las oraciones explicativas resaltan entre comas una información de la que podríamos prescindir. Pero en las oraciones especificativas nunca se ponen comas porque cada palabra es necesaria para saber a qué sujeto nos referimos. No importa que el sujeto sea extenso, la función de las comas no es hacernos respirar, sino indicarnos si una palabra o conjunto de palabras amplían información sobre el sujeto o lo restringen para que no lo confundamos con otros.

Se pone coma para delimitar interjecciones, muletillas y marcadores textuales

Las interjecciones son palabras que expresan por sí solas sentimientos (¡ay!), impresiones (¡oh!), reacciones (¡ah!) o sonidos que queremos imitar (¡shhh!). También pueden ser grupos de palabras (cielo santo, ay de mí).

Cuando aparece al inicio de una frase, se pone una coma tras la interjección. Si aparece al final, delante. Y si la interjección aparece en medio, se pone una coma delante y otra detrás.

Ah, se me olvidaba: dice tu abuelo que lo llames en cuanto puedas.

Te has pasado cocinando, ¡madre mía!, va a sobrar un montón de comida.

Yo sé de lo que hablo, eh.

El mismo criterio de las interjecciones se aplica a las muletillas, esas palabras o conjuntos de palabras que nos sirven para reclamar o mantener el interés de nuestro interlocutor, confirmar su compresión o acuerdo con el mensaje que le estamos transmitiendo, etcétera.

Hago la reserva para seis comensales, ¿verdad?

Esto no se lo puedes contar a nadie, ¿entiendes?

Y se puntúan de igual manera los marcadores textuales y a los adverbios y locuciones adverbiales o preposicionales que modifican toda la oración y no solo uno de sus elementos. Aquí tienes unos cuantos ejemplos variados:

En primer lugar, quiero agradecerles su asistencia.

Pues bien, ¿a qué conclusiones han llegado?

Efectivamente, todos los experimentos han fracasado.

En fin, ya es tarde para lamentarse.

Por un lado, hay que organizar los talleres; por otro, las charlas.

En relación con esa polémica, el presidente prefirió guardar silencio.

Seguiremos adelante, a pesar de todo.

Parece que le cuesta concentrarse, sin embargo, siempre es el primero en acabar la tarea.

Mis clientes, por regla general, quedan contentos.

Aun así, iremos a visitarte.

Para eso, mejor te estás quietecito.

Juan tiene partido esta tarde, o sea, no cuentes con él.

Cuando a «o sea» le sigue «que», se suele omitir la segunda coma.

Sigo enfadado contigo, o sea que déjame tranquilo.

Si esas locuciones tienen carácter anunciativo y quieres enfatizar, puedes sustituir la coma por los dos puntos.

El agua de ese abrevadero no es potable; es más: ha provocado infecciones graves a varios animales.

Se pone coma para separar la oración subordinada de la principal

Se pone coma delante de las proposiciones consecutivas, causales o concesivas (así que, puesto que, por tanto, pues) que separan la oración subordinada de la principal, independientemente del orden.

Corren rumores sobre él, así que ten cuidado.

Puesto que tú te niegas a hacerlo, tendré que hacerlo yo.

Cuando la oración condicional precede a la oración principal, también se pone coma. Aunque si es muy breve, se puede prescindir de ella.

Si conseguimos fondos suficientes, no cerrarán la escuela.

Si lo sé no vengo.

Se pone coma cuando se invierte el orden lógico de los elementos

Por regla general, se pone coma cuando se invierte el orden lógico de la oración. En esos casos, la coma sirve para señalar que un complemento ha anticipado su aparición en el enunciado.

La gente no le daba tanta importancia a la imagen en aquella época.

En aquella época, la gente no le daba tanta importancia a la imagen.

La coma es especialmente conveniente cuando la secuencia anticipada es extensa.

Cuando la tormenta hacía temblar los cristales de las ventanas, nos escondíamos debajo de la manta.

No obstante, si el complemento es muy corto o la alteración del orden tiene una función enfática, la coma no es imprescindible.

Mañana me acercaré.

Mañana, me acercaré.

Muy relajado te veo para la faena que tenemos.

Muy relajado te veo, para la faena que tenemos.

Si el elemento anticipado expresa el tema del que se va a decir algo, la coma también es opcional.

De trabajo no quiero hablar.
De trabajo, no quiero hablar.

Se pone coma en las oraciones formadas por participio o gerundio

Cuando uno de los elementos que han alterado su orden dentro de una oración es un gerundio o un participio, es obligatorio poner la coma.

Aterrorizada por lo que acababa de presenciar, huyó sin ser vista.

Hablando a trompicones, la testigo prestó declaración.

Cuando la construcción con gerundio es un complemento circunstancial del verbo principal, no se separan ambos elementos con la coma.

Paseaba por la casa arrastrando los pies.

En este caso, el sujeto pasea arrastrando los pies. Pasear y arrastrar no son acciones independientes, sino que una muestra cómo se lleva a cabo la otra.

Coma vocativa

¡Ay, las comas vocativas, lo que tienen que aguantar! No sé qué pasa, pero las comas vocativas, esas que aíslan el nombre del interlocutor del resto de la oración, son las grandes ignoradas. Pero son obligatorias, puesto que son indispensables para comprender el mensaje.

Vamos a comer niños. ×

Vamos a comer, niños. 

No es lo mismo comer niños que llamarlos porque la cena ya está lista.

En mi casa no puedes comer cerdo. ×

En mi casa no puedes comer, cerdo. 

Y no es lo mismo que en tu casa no haya costumbre de comer cerdo que no querer invitar a alguien a comer porque es un guarro.

Al igual que los casos explicados en apartados anteriores, según la posición del vocativo en la frase, la coma se coloca delante, detrás o a ambos lados de él.

Carmen, ¿me pasas la sal?

Claro, mujer, aquí la tienes.

Sí, señor, así da gusto comer.

Explicación aparte merecen los saludos. Estoy cansada de ver correos que comienzan así:

Hola Esther, ×

¡Dos palabras, solo dos palabras, y hay dos errores! Primero: la coma va delante del vocativo para aislarlo del saludo. Segundo: los saludos acaban en dos puntos. Poner coma en lugar de dos puntos es un anglicismo y, por tanto, debemos evitarlo.

Hola, Esther: 

A mí, cuando me saludan con todos los signos de puntuación bien puestos, ya me tienen ganada.

Se pone coma para señalar palabras elididas

A veces no escribimos determinadas palabras para evitar repeticiones o porque se sobreentienden gracias al contexto. Pero, aun así, es necesario indicar con una coma que la hemos elidido.

Dos más dos son cuatro.

Dos más dos, cuatro.

La fruta no debes ni probarla.

La fruta, ni probarla.

Se pone coma cuando se repite una palabra

Cuando se repite la última palabra para introducir una explicación sobre ella, se escribe coma entre las palabras repetidas.

Dejó de hablarse con sus padres por culpa de su novio, novio que le duró dos meses.

Manuela siempre habla maravillas de su hijo, hijo que no ve desde hace veinte años.

Cuando la repetición de palabra busca enfatizar, no se pone coma.

Me gusta el café café: cuanto más fuerte, mejor.

Se pone coma en fechas y direcciones

A menudo nos toca escribir nuestra dirección o la fecha del día y, en esos casos, tampoco debemos olvidarnos de las comas. Se pone coma para separar el lugar de la fecha.

Valencia, 10 de agosto de 2018

También se pone coma para separar la calle del número de patio y del número de puerta.

Avenida Antonio Machado, número 15, puerta 1.

Y eso no es todo…

Si has llegado hasta aquí, ¡enhorabuena! Ya sé que el tema de las comas no es el más apasionante del mundo, ni siquiera de la corrección, pero es necesario recordarlo de vez en cuando por el bien de la escritura.

Para que este artículo no fuera eterno, me he dejado algunas reglas en el tintero, y las abordaré con más detalle en futuros artículos.

¿Aún tienes dudas sobre el uso de las coma?

Déjamelas en el apartado de comentarios y trataré de resolverlas en próximas entregas.

 

Suscríbete

 

Comparte:
Correo
Facebook
Twitter
Google+
https://relatosmagar.com/se-pone-coma-explicaciones-y-trucos/
RSS
LinkedIn

Comentarios

  1. Al leerlo, todo me parece muy razonable, incluso creo que ya lo tengo interiorizado, que es fácil. Luego, a la hora de escribir, no me resulta tan automático como me gustaría. Creo que si las frases no están bien escritas, se complica puntuarlas. Esto me pasa a menudo. Supongo que tiene que ver con un pensamiento caótico, en el que las ideas aparecen delante y detrás de las frases conforme escribo.

    Muchas gracias por la aportación, clara y bien explicada.

    • Esther Magar dice:

      Hola, Juan:
      Tienes razón: cuando las frases no están bien escritas, la puntuación se complica. Por eso es importante releer, reordenar, poner aquí y borrar allá. Espero que estos trucos te sean de ayuda para facilitar la tarea.
      Saludos.

Opina

Responsable: Esther Mateos. Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de relatosmagar.com) fuera de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, entre otros derechos. Información adicionalAviso legal y política de privacidad

*